Ann Coulter, “la Michael Moore de derecha”

Martes, octubre 2, 2007

Como este post también va a ser bastante largo, quiero hacerlo más llevadero con música.

Ann Coulter (1961) es una periodista estadounidense muy conservadora y polémica, que ha sido llamada “la Michael Moore de derecha”. Escribió cinco libros: High crimes and misdemeanors: The case against Bill Clinton (1998), Slander: Liberal lies about the American Right (2002), Treason: liberal treachery from the Cold War to the War on Terrorism (2003), How to talk to a liberal (If you must) (2004) y Godless: The Church of Liberalism (2006). Un sexto libro, If Democrats had any brains, they’d be Republicans, saldrá a la venta, si no me equivoco, hoy mismo en los Estados Unidos.
Durante su paso por la radio MSNBC, a Ann le tocó en 1997 entrevistar a Robert Muller, líder de una campaña internacional contra las minas terrestres y veterano de la guerra de Vietnam. Muller le dijo a Ann que en la guerra, el 90% de los soldados estadounidenses que murió por las minas, fue víctima de minas de los propios estadounidenses. Ann contestó con un antológico “No wonder you guys lost” (“No es raro que ustedes hayan perdido”), tras lo cual fue despedida de la radio, pero comenzó su larga lista de polémicas.
En su quinto libro, Ann escribió que las “Jersey Girls”, cuatro viudas de víctimas de los atentados del 11 de septiembre famosas por tener una posición muy crítica frente al gobierno de W. Bush eran, entre otras cosas, “millonarias idolatradas por los medios”, “mujeres egoístas que no se dan cuenta de que el 11/9 fue un ataque a nuestra nación, y que actúan como si el ataque terrorista hubiera sido solo contra ellas”, dijo que “nunca había visto a nadie disfrutar tanto de la muerte de su esposo”, se preguntó “¿Cómo sabemos si sus maridos no estaban planeando divorciarse de estas arpías?” y concluyó que “Ahora que su fama está decayendo, es mejor que se apuren y aparezcan en Playboy”.
Al final de una entrevista, tras criticar al diario New York Times por publicar fotos de George Bush (padre) vomitando en una reunión diplomática en Japón, dijo al periodista que lo único que lamentaba de Timothy McVeigh (un terrorista estadounidense que destruyó el edificio del FBI en la ciudad de Oklahoma en 1995, dejando un saldo de 168 muertos) era que no hubiese atacado el edificio del New York Times. Cuando luego le preguntaron si se arrepentía de esas declaraciones, dijo que debería haber añadido “después de que todos hubiesen abandonado el edificio, a excepción del editor y de los reporteros”.
El 12 de septiembre de 2001, en reacción a la noticia de que había árabes festejando los atentados del día anterior, Ann escribió que “Deberíamos invadir sus países, matar a sus líderes y convertirlos al cristianismo”, y que en la Segunda Guerra Mundial los estadounidenses no se habían limitado a intentar encontrar a Hitler y sus oficiales de alto rango, sino que habían bombardeado ciudades alemanas y matado civiles. Y concluyó “Así es la guerra. Y esto es una guerra”.
Más tarde, Ann dijo que “No todos los musulmanes son terroristas, pero todos los terroristas son musulmanes”, y añadió “al menos todos los terroristas capaces de armar un complot asesino contra América (EUA) que deja a 7.000 personas muertas en menos de dos horas”.
Cuando seis musulmanes fueron expulsados de un vuelo porque habían sido vistos rezar en la terminal, la comunidad musulmana pidió a sus miembros que boicoteasen a la aerolínea del vuelo en cuestión. Ann comentó que “Si tan solo consiguiésemos que los musulmanes boicoteasen todas las aerolíneas, podríamos desactivar todas las medidas de seguridad en los aeropuertos”.
También escribió que ella había investigado qué aerolíneas habían sido demandadas por discriminar a los musulmanes, para así poder viajar sólo en esas aerolíneas, y luego añadió que las demandas por discriminación de musulmanes eran algo de lo que las aerolíneas debían sentirse orgullosas. Cuando el entrevistador le preguntó cómo viajarían los árabes, Ann contestó “Podrían usar alfombras voladoras”.
En un discurso, Ann dijo, refiriéndose a la polémica entre EUA e Irán por las armas nucleares, que después del 11 de septiembre el lema de su país debía ser “Raghead talks tough, raghead faces consequences”, lo cual viene a significar que cualquier raghead -un término muy ofensivo para referirse a los musulmanes- que desafíe a los Estados Unidos verbalmente (ya fuese un país o un individuo) debía “enfrentar las consecuencias”. Ella repitió el lema en una de sus columnas, reemplazando raghead por “monos de la Jihad”.
Cuando el reverendo evangelista Jerry Falwell comentó que los “paganos”, abortistas, feministas, gays y lesbianas habían ayudado a que se produjesen los ataques, Ann dijo que no estaba de acuerdo con él, pero porque no había incluido entre los responsables del ataque a Ted Kennedy y a Barry Lind, un religioso de izquierda.
En un discurso este año, Ann acusó de homosexual a John Edwards, candidato demócrata a vicepresidente en el 2004 y actual precandidato por el mismo partido a la presidencia, usando el término faggot (que podríamos traducir como “puto”). Si bien el público que la escuchaba reaccionó con risas, Edwards y muchos políticos republicanos y demócratas, así como la comunidad gay estadounidense, se escandalizaron. En un e-mail al New York Times, Ann escribió que ella jamás insultaría a los gays diciendo que ellos son como John Edwards, y luego escribió en su sitio web que “¡Estoy tan avergonzada que no puedo parar de reír!”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: